Pixies de Domingo


Repaso mis tubos favoritos y traigo aquí a Pablo Camacho, ciudadano-telonero ocasional para el último festival  en DAVOS. No cuento la historia porque ustedes pueden googlear y conocerla en todas sus versiones, sobre los motivos que llevaron a este colombiano a la cumbre de los ricos e irresponsables.

Por cierto a DAVOS también fue el bueno de BONO, cantante redentor de U2 mmmm …ahora que recuerdo, The Pixies fueron teloneros de U2 a principios de los 90 me parece. (Este post va camino de convertirse en un bucle de domingo y los bucles en domingo son la constatación de la agonía de la semana que está a punto de expirar)

Pablo habla de códigos éticos para el mercado financiero, de la traslación de una práctica ética a la regulación internacional de los mercados. Solo así hubiera sido posible exigir responsabilidades a los autores y ejecutores de esta estafa mundial que hemos dado en llamar “Crisis”.

Todos necesitamos de esos códigos, Pablo, códigos que no siempre amparan la actividad de los médicos y los abogados, de ahí las indemnizaciones millonarias y las amnistías a los criminales.

Pero también es cierto que ahora y nunca como antes, es necesario codificar una escala ética de valores para ganar dinero a fin de evitar en el futuro, la carga de irresponsabilidad que ha generado la actual crisis económica.

Los gobiernos, los representantes de nosotros mismos, deben conocer no sólo el cuánto sino el cómo ganan el dinero las empresas. Y dar a conocer la trazabilidad de los productos y servicios que se intercambian en la economía real y su correspondencia en la economía financiera. Incluso cuando esta correspondencia deja de producirse y corremos el riesgo de perder las elecciones o cuota de mercado. Pienso que ,de tener una información más cercana a la realidad, a la verdad, muchas familias no hubieran comprado viviendas pensando que iban a subir indefinidamente de valor y muchos jóvenes, quizá, hubieran permanecido en sus pupitres antes que marcharse al andamio o a la inmobiliaria.

La transparencia de la información que caracteriza al “buen gobierno” de las organizaciones puede conducir a las sociedades y sus gobiernos hacia imperativos de responsabilidad compartida. Un criterio de responsabilidad compartido por todos los agentes que operan en los mercados también contribuiría a restablecer la confianza general. Confianza, esa variable que condiciona la estabilidad de los mercados y las acciones de los agentes que operan en ellos, es lo que los economistas echan de menos en estos momentos de incertidumbre y temor. Como en la peli “Nueve Reinas” nadie se fía de nadie y por tantos todos operan creyendo que el otro es igual de irresponsable que tú.

Pienso que esta crisis ha revelado,además de la ineficacia de la “desregulación” del sistema ,un comportamiento social, también “desreglado” que avala las decisiones personales y los comportamientos que se derivan de las mismas.

Suerte que cuando los valores son derogados todavía quedan los escrúpulos.

La falta de escrúpulos es el mayor enemigo de la responsabilidad y el mejor aliado de la culpa.

La culpa es un estado transitorio que puede derivar hacia otro, de tintes más laicos, como  el olvido o más cercanos a la sublimación de la bondad humana, como el perdón. A cualquiera de esos estados accede el culpable y el culpado, sin el reconocimiento que a una y a otra categoría podrían dar la razón o el conocimiento de la verdad.

La responsabilidad es un estado latente en la conciencia humana, que se aprende y que viene codificado por la educación recibida  y por la influencia del aprendizaje de nuestra relación con el otro. Cuando se manifiesta, condiciona los actos del sujeto y de sus consecuencias. Por ello dirimir responsabilidades requiere de conocimiento, de pensamiento, de razonamiento. Y, por eso, no todos estamos dispuestos a someternos al juicio de la razón ya que correríamos el riesgo de revelar nuestras carencias, nuestras limitaciones, la incapacidad para lo que nos encomendaron, el miedo que subyace consciente o inconscientemente en todos y cada uno de nuestros actos.

La dificultad de los gobiernos de hoy es superar la contradicción que emerge entre lo que predican y los mecanismos por los que acceden y se mantienen en el poder.

Los gobiernos son los representantes de la sociedad, de la ciudadanía que le concede la gestión de sus valores y por tanto de la responsabilidad colectiva. Una sociedad que tolera actitudes irresponsables consolará a gobiernos ineficientes y corruptos. Revalidará posiciones de poder para los mismos y contribuirá a encumbrar las cuestiones personales frente a las que atañen a todos los individuos que la integran.

Un partido político irresponsable es aquel que promueve el olvido cuando es culpable y la inversión de la carga de la prueba cuando es culpado. Y como dice Max, la historia es política y muchos deberíamos ser llamados a recordarla.

Ya ves. DAVOS sobrevive sin Bono. Para mi consuelo, los Pixies siguen dando algún que otro concierto. En su álbum Bossanova, una melodía agónica llevaba mi nombre.

Asignaciones extrañas para domingos confusos.

S hes my fave
U ndressing in the sun
R eturn to sea. bye
F orgetting everyone
E leven high
R ide a wave

3 thoughts on “Pixies de Domingo

  1. Davos es el gran superviviente de esta era de crisis, culpas estúpidas que se pierden en la nada, y héroes arrancados de su pedestal, que falta hacía, el tiempo coloca a todo el mundo en su sitio, hasta a los dioses los coloca.
    Te comprendo. Aún sin verte, sin apenas ya cruzarnos palabras a través dl movil a horas de cenas y responsabilidades, y que te leo y te recuerdo. Siempre igual, luchando. Y siempre igual, llegando a alguna parte, haciendo lo que no hacen aquellos de los que hablan, que tiran la piedra, y esconden la mano.
    Te dejo un beso gigante, y que sabes donde estoy, y a ti, siempre puedo volver a buscarte a tu sitio, aquí.
    Un beso enorme, espero verte pronto. Y sino, se que andas bien, viva, y peleona, como no podía ser de otra manera. Por eso sigo yo también aquí, por todo lo que eres.

  2. EDUCACIÓN, EDUCACIÓN Y EDUCACIÓN. Cada niño al que se deja crecer sin valores y sentido de la responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás está llamado a ser el miembro perfecto de una sociedad enferma.
    Y en España… en España se ha hecho siempre de la irresponsabilidad virtud -esto no es nada nuevo, a Quevedo me remito- y así nos va.
    El progreso social es inviable mientras Adam Smith y el tantas veces malinterpretado Thomas Malthus no sean asimilados, superados y, finalmente complementados con algo nuevo. (Al igual que la teoría de la Relatividad General complementa y confirma la Ley de la Gravitación Universal, por ejemplo).

    Estamos en manos de auténticos gañanes ¿qué podemos esperar de un país en el que suprimen el latín y el griego de los planes de estudio? ¿De un país en el que tres cuartas partes de los adolescentes son analfabetos funcionales? ¿de un país en el que los menores de 30 años no saben quién fue Franco? Miedo me da por mis niños (y eso que no los tengo).

    Personalmente, creo que ha llegado la hora de la espiritualidad laica. la verdadera, la de la responsabilidad personal y social. Pero hay que comenzar por uno mismo, y no es fácil.

    Lo dejo aquí, Ana, que me caliento y no paro.

    Jiddu Krishnamurti lo dice bien claro: “No es signo de salud el estar bien adaptado a una sociedad enferma”.

    Besos.

  3. Si es cierto que no hay mal que por bien no venga, quizás esta manida crisis traiga un cambio de mentalidad en todos los niveles de la sociedad.
    No solo desde el punto de vista de los CEOs, sino de los ciudadonos. A los CEOs y a los politicos les consideramos gurús, oráculos y profetas, cuando en realidad no tienen ningún poder más allá del que le confieren los ciudadanos/consumidores.
    Y somos nosotros quienes tenemos que hacer germinar ese código ético. Cada euro es un voto.
    Quizás del cataclismo surjan nuevas prioridades y nuevas formas de valorar las opciones que se abren ante nosotros.

    Muy interesante en cualquier caso, tanto tu reflexión como la de Camacho.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s