Las medidas populares que no gustan al PP

wall_st_1929vs2008La puesta en marcha de las ayudas de 420 euros que el Gobierno ha destinado para desempleados que en este mes hayan agotado su prestación—amén de otros requisitos—seguramente ha traído cierto respiro a muchas familias españolas. Entre ellas las de los 14 mil malagueños que pueden beneficiarse de esta medida que el Gobierno estudia ahora ampliar para el resto de los desempleados en similares circunstancias.

Sin embargo la noticia parece haber despertado cierto nerviosismo en el seno del partido popular a juzgar por las declaraciones de sus dirigentes, que han acusado al Presidente Zapatero de engañar a los parados con dichas ayudas en lugar de acometer reformas estructurales en la economía y en el mercado de trabajo (nunca dicen cuáles) que les pudieran garantizar un empleo.

Puede ser que una ayuda de 420 euros, limitada en importe y tiempo pero—y esto es muy positivo—condicionada a la búsqueda activa de empleo, no cambie sustancialmente el escenario social de todas las familias beneficiarias. Pero no por ello se ha de caer en la demagogia al relacionar el alcance de esta ayuda con cambios estructurales en el mercado de trabajo o en la economía en general, porque sus objetivos son otros.Creo que es preciso recordar que los mismos economistas que promueven la urgente reforma del mercado laboral recomendaban en el manifiesto que dieron a conocer en Abril de este año que el gobierno debía alargar la cobertura social a los parados mientras durase la crisis.

Lo que pretende una decisión gubernamental como la de ayudar con 420 euros a desempleados es activar mecanismos para asegurar la cobertura de las necesidades básicas de personas que podrían entrar en riesgo de exclusión social. Y esto en democracia se llama Justicia.

Sin duda los trabajadores han sido las víctimas más desfavorecidas de esta crisis. Los mismos que, gracias a sus rentas, sus hipotecas y créditos al consumo, permitieron la financiarización de un sistema bancario para el que la industria y otros sectores productivos y generadores de riqueza habían dejado de ser atractivos y en cuyas prácticas de gestión encontramos los orígenes de la crisis.

Hemos observado cómo desde el inicio de la crisis en el mundo y en España el protagonismo de los trabajadores ha ido aumentando a medida que el paro avanzaba en alarmante escalada. Primero fueron los ejecutivos de Wall Street, los miles de trabajadores del sector financiero que perdieron sus empleos. Luego el drama de los empleados del sector automovilístico que vieron cómo los gigantes de la industria quebraban y con ellos el futuro de su comunidad. En España, comprobamos como al aumento del paro procedente de la construcción se suma el drama de la destrucción del empleo autónomo. Por eso los planes de rescate aprobados por los Gobiernos no se hicieron esperar: el rescate al sector financiero, al sector de la construcción aumentado la participación de la Obra Pública (como el Plan E) y las ayudas al sector automovilístico, entre otros. Estamos comprobando como poco a poco, estos planes están contribuyendo a contener la sangría social que la crisis viene provocando y a la recuperación de algunas economías europeas como la alemana y la francesa. Entonces ¿por qué se empeñan los populares en atacar lo que podría considerarse un “plan de rescate” para las personas, unas ayudas que, por justicia, tratan de aliviar la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los desempleados en España?

El articulista y escritor español Vázquez Montalbán decía que era recurrente en los ataques de los liberales acusar a los progresistas de “exceso de utopía” en sus políticas y que eso les incapacitaba para Gobernar la realidad. No es el caso del Gobierno de Zapatero que apuesta por enfrentar el problema del paro desde la situación real de injusticia y exclusión de los afectados En cambio la derecha de este país sigue empeñada en rebatir las medidas sociales del Gobierno con argumentos que ni siquiera adolecen del beneficio de la utopía porque lo único que pretenden es jugar con las expectativas de las personas.

El Gobierno no puede, por responsabilidad, olvidar que los trabajadores, los desempleados y sus familias, son víctimas de esta situación de crisis y las víctimas no pueden ser el eje de las reformas estructurales de la economía sino los principales beneficiados de las mismas, tal y como afirmaban 500 economistas españoles en el manifiesto que presentaron el pasado mes de junio.

Un partido político puede rodearse de una corte de economistas capaces de exponer más de 420 razones a favor o en contra de una medida gubernamental apoyados en estadísticas y modelos, aunque sean conscientes de que por sí solos no explican todas las realidades ni aportan soluciones definitivas. Pero, si de lo que estamos hablando es de influir en las realidades, en las experiencias de vida concretas que derivan de las dinámicas del mercado libre (¡oh libre mercado!) y viceversa, entonces hablamos de decidir y decidir es gobernar. Por eso, mientras la derecha sigue en su limbo y centra sus esfuerzos en pensar cómo cómo contrarrestar la popularidad de una necesaria ayuda a los parados decretada por el Gobierno, éste, afortunadamente, sigue gobernando.

6 thoughts on “Las medidas populares que no gustan al PP

  1. “El Gobierno no puede, por responsabilidad, olvidar que los trabajadores, los desempleados y sus familias, son víctimas de esta situación de crisis y las víctimas no pueden ser el eje de las reformas estructurales de la economía sino los principales beneficiados de las mismas, tal y como afirmaban 500 economistas españoles en el manifiesto que presentaron el pasado mes de junio.”

    realmente el gobierno no debe mas que no puede olvidarse, no de los trabajadores, sino de las personas que conviven en este espacio geografico llamado españa.

    volvemos a centrar el desarrollo social al desarrollo economica, y el desarrollo economico a la subida de indices bursatiles, al incremento de los peibes (pib´s). Mientras no reconozcamos que realmente los indices son numeros, sin mas, seguiremos siendo el burro detras de la zanahoria que muestra el poder que nos monta.

    el gobierno con mayusculas tiene que dejar de temerle a los indicadores de deficits publicos, debe concienciarse de que una sociedad no se tiene viva con numeros sino con ideas.

    con controlar el dinero b, con realmente auditar (si, auditar publicamente) los iimpuestos de sociedades, las declaraciones de iva, los impuestos de hidro-carburos… se conseguiria un input de ingresos publicos increiblemente grandes. y el estado tambien es negociador con los dineros publicos y ahi estan las inversiones en multinacionales para generar ingresos en nuestro pais.

    he dicho.

  2. prefiero un sistema de loteria que uno dictatorial, y sin prevision de contenido y con contenido manipulado, y dirigido, absolutamente.

    pues, la crisis de la construccion se cebo primero con el levante, por tanto, es a quienes menos le corresponde el subsidio, salvo andalucia, donde de cara a europeas, la contratacion parcial, etc, fue brutal, del gobierno,

    que verguenza de manipulacion.

    en mi opinion, pero en realidad, he entrado a tu blog, por que me ha gustao, la foto del gravatar,

    buen, articulo.

    por desgracia, en economia, no sirve, conformarse diciendo, como el vaso esta medio lleno, podra beber agua la mitad de la gente asi que alegremonos,

    caviar no se, pero agua, es derecho humano de todos.

    en fin, lo qu ehay que ver.

  3. Ana, voy a hablarte como economista socialista:

    La prestación a estos parados es barata y asumible por el Estado, y además contribuye a mantener/estimular la demanda nacional, lo que redundará de manera positiva en el conjunto de la economía y el resto de puestos de trabajo: si esa ayuda contribuye a que los parados no den de baja sus contratos de banda ancha con Telefónica, los empleados de Telefónica estarán más seguros en su puesto de trabajo y los acreedores (comerciales y financieros) de Telefónica tendrán más garantías de cobrar lo que se les debe, con lo que podrán invertir más etc, etc. Las “políticas de demanda keynesiana” son de izquierdas y han demostrado su utilidad en Europa durante el sXX, además de su justicia.

    El aspecto negativo de este tipo de medidas es que producen déficit fiscal, lo cual es grave para el crecimiento del PIB de un país cuando hay crisis, ya que (1) el Estado tendrá que acabar detrayendo recursos para pagar la deuda y (2) la nueva demanda de créditos por parte del Estado para pagar las facturas hace que los tipos de interés suban, lo que acaba jodiendo a todas las pequeñas empresas que tienen deudas con los bancos, disminuyendo sus flujos libres de caja y, por tanto, las posibilidades de crear empleo e inversión.

    Así que hay que subir los ingresos del Estado: subir impuestos. Pero si se sube el IRPF disminuirá el consumo (y por tanto el empleo, en un país con la estructura de PIB que tenemos) y si se sube el de Sociedades disminuirá la inversión (porque los accionistas querrán mantener su estructura de gastos y sus dividendos).

    Entonces, ¿qué impuestos debe subir un gobierno de izquierdas? Pues los que no generan empleo o inversión, y encima se gravan sobre bienes que se derivan de la plusvalía “arrebatada” a los trabajadores: el patrimonio.

    Me parece increíble que dentro del Gobierno no se plantee la posibilidad de subir la fiscalidad de las SICAV, que están al 1%, o por lo menos se exija que realmente sean entidades colectivas de ahorro estableciendo que ningún socio podrá tener más del 5% del valor patrimonial del fondo.

    Por otra parte, en España este año se dejan de pagar 25.000 millones de euros por evasión fiscal. Este dato es escandalosamente relevante si tenemos en cuenta que la medida de los 420 euros supone apenas unos cientos de millones de euros al Estado. España tiene una economía sumergida en torno al 23% de su PIB, mientras que la media de la UE es el 13%. Claro que España es uno de los países europeos que menos presupuesto destina a perseguir el fraude fiscal, que es norma común entre empresas de tamaño determinado en sectores determinados. ¿No es de izquierdas conseguir que estos empresarios se solidaricen con la sociedad igual que cualquier otro?

    Un beso, Ana.

  4. hola, voy a hablar como economista a secas, ni de derechas ni izquierdas, ni con postilla de socialista a lo que es izquierda.

    en lo que los gobiernos independientemente de el corte, e independientemente, de todo.

    no sean capaces de pensar en la retroalimentacion, en vez de en la accion, el mercado no sanara.

    evidentemente, un enfermo, que esta medio muerto hay que darle, el refuerzo de estabilidad minimo para que no se valla a la tumba.

    pero todo lo demas son tonterias, el mercado lo unico que necesita, es la capacidad de asumir riesgo, y confianza, y ademas que ese riesgo sea mercado no politico, ni insondable por los modelos matematicos del dinero actual.

    ese riesgo, debe responder a recompensas medias, por asumirlo.

    hoy dia, los empresarios ni son derechas ni izquierdas ni nada, simplemente, saben, su riesgo, no tiene mercado.

    esa pregunta es la unica que deben hacerse los goviernos, que se han equivocado muy bien.

    deuda, es tratar de mantener el coeficiente, cuando sigue no prosperando el mercado.

    y sindicatos verticales, son lo que son, es decir, han revalorizado injustamente salarios, a personas que ni tienen necesidad de tomar riesgo, ni lo van a hacer por efecto reserva del dinero liquido en crisis.

    en fin, asi esta todo, quien de renta ajustada, se arriesga, a coger un prestamo de vivienda y ver como la cuota puede estrangularse, por los metodos de amortizacion que los bancos coapcionan a la gente,

    ni soy de derechas ni de izquierdas, pero si hoy digo claro que desprecio a los sindicatos, en mi opinion, saben la gente ya se les hecha al cuello,

    y el gobierno, ha vendido al imagen publica, que ese aumento de prestacion, ha sido un logro de los sindicatos, es de lo que se trata, para que hasta el que mal vive crea siempre lo han protegido.

    el juego es simple, te meto una ostia, y luego te consuelo.

    asi no se sale de la crisis,

    y en paises muy solventes su sistema financiero, el riesgo es alto, de que muchisima gente por no acudir mas a un banco, no vuelva a reactivar mas el motor, del valor añadido, ese ha sido el regalo inmenso a los bancos, que pagaran de verdad en espiritu reprimido ya hasta los nietos.

    igual que nuestros padres vivian atemorizados, y en propension a la seguridad maxima por que sus padres les enseñaron, que las guerras vienen y te dejan con lo puesto si no tienes nada guardado.

    es decir, la crisis, se va a cebar en un patron de odio, y eso se ha fomentado bastante bien en este pais, en mi opinion por la izquierda.

  5. Hola a todos. Hablo como socialista no economista. Y creo que no puedo aceptar un debate con alguien que defiende la reducción del déficit actual si no me dice en qué partidas hay que recortar. Porque ahí está el meollo político del asunto que algunos -Rajoy y los apóstoles del libre mercado- nos quieren ocultar.

  6. hola te pongo un ejemplo de reduccion de deficit, y te lo argumento.

    a nivel economico, social, esta demostrada, en la masa de asalariados indefinidos la velocidad de circulacion del patron consumo es estable, esto quiere decir, a secas, su patron de revalorizacionde salario, deberia de ser, el patron de crecimiento del credito, menos algun punto, para que nadie tenga propension pura a no ser mas que un funcionario.

    bien, lo que se hizo año atras, es economicamente, dotarles de una variabilidad, del 30% que permanecera ya tendencialmente.

    me esplico, eso es lo que ha destrozado mas la economia española, el no hacer decretazo.

    debido a que la economia, lo paga toda ella, la incapacidad del sistema de generar credito, que implica, el desplome de consumo, etc, simplemente, el mercado se estrangulo en precios corrientes, por el alza en euribor, etc, pero era obvio iva a deflacion.

    otro ejemplo: mi buen amigo zapata, va a subir impuestos, y tal, y es precioso, ojala fueran el doble y valieran para algo.

    lo mas bonito, es saber eso que es un mayor esfuerzo o retraccion de posibilidades privadas, un error monumental, por que la gente esta aun ahogada en deudas, que vencen mensualmente y no llegan a fin de mes, bien,

    sea como fuere, ese sobreesfuerzo, subira la cestita de la compra, y el estado, te hara paripe, que congela sueldos, cuando, descontando la deflacion, y el efecto deuda, este año, ya si habia que haberles metido la tijera.

    es una pena, los economistas no se atrevan a hablar de la verdad economica, e imponer opinion, frente a sindicatos, que son el opio, hoy dia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s