Este es el principio. Ningún otro.

Mi suegro,Max es un psiquiatra limeño de madre española que en las mañanas calurosas de la gris capital Inca suele añadir a todos sus saludos la expresión”pequeños burgueses”.

Es un tipo abusadoramente culto de aire Mastroianno  y capaz de imitar todos los acentos españoles y de recordarme , en medio de cualquier conversación, que él en, realidad, y a sus años, echa de menos, sus tiempos imaginarios de banderillero en Ronda.

Les cuento que, me encantaban esas mañanas criollas en Lima en la casa de mi suegro.Esos desayunos en quechua que Noemí, la asistenta nos servía y que en ocasiones tomábamos juntas, mientras yo le hacía reir con mi acento andaluz …con esa forma familiar con que la doy entrada en mi vida a las historias de cualquiera que me habla en su idioma,de cualquiera que comparte signos y términos que solo adquieren sentido en compañía del otro, de cualquiera, en definitiva que maneja los  idiomas de la compañía, que son aquellos cuya traducción determina las mismas reglas de la alteridad.

Mi suegro , Max  nos visita de vez en cuando.Como auténtico intelectual circense que es, de repente aparece en Málaga desde Standford, N. Y o Canadá.Entonces,Max  y yo le agasajamos con todas las españoladas que le gusta: vino de ronda, moscatel, jamón,comer con Ana Mari y con Pepe manitas de cerdo o  charlar con mi papá  de temas imposibles, como el porqué mi padre un día decidió ser comunista y desistió seguir el camino de Rockefeller.

De cuando en cuando me asalta la imagen del viejo psiquiatra, estudioso como ninguno del Inca Garcilaso, escuchando atentamente  las explicaciones del otro viejo, mi padre, el comunista, sobre la crisis económica, sobre envejecer, sobre Max y yo misma.

Y recuerdo, que,volviendo de uno de esos encuentros surrealistas, Max,el viejo Max, el médico hijo de la española Rosa que emigró al Perú en el primer cuarto de siglo pasado, me cogió del brazo y con ese aire de solemnidad que le envuelve cuando quiere que no olvides lo que te  va a decir me dijo:”Anita, cholita linda, la crisis, la auténtica, todavía no ha llegado”

Max se refería  a que la verdadera crisis social provocada por esta crisis económica y financiera llegará cuando la ciudadanía sea consciente de que, el viejo modelo capitalista, ese en el que crecieron,para el que trabajaron y se endeudaron no va a volver.”Ese modelo nunca volverá, Anita, nunca. ” Creo que Max trataba de diagnosticar la llegada de un hipotético trauma social de dimensiones complicadas de precisar.

Los silencios que provocan las evidencias son los más peligrosos, pensé mientras me agarraba fuerte de su brazo-…quizá porque invalidan cualquier posibilidad de contraste,y, por tanto, de nueva búsqueda.

Estos días que preparo proyectos de empleo, en los que trato de identificar un modelo incluyente para el importante porcentaje de personas que  en estos momentos, rozan la inempleabilidad en la Provincia de Málaga, las palabras de Max botan en mi cabeza como un balón perdido en una solitaria cancha de baloncesto.

Porque…

¿Cómo explicar a mis grupos de interés que ese modelo, el que les solía funcionar, para integrar a parte de estos cuasi inempleables está dejando de funcionar ?

¿ Cómo convencerles de que es el momento de arriesgar, de protagonizar nosotros, los agentes públicos dinámicas económicas capaces de conciliar los intereses del sector privado con los del sector público, que en estos momentos no pueden ser otros,que priorizar la inclusión laboral de estos cuasi inempleables?

¿Cómo convencer a la clase política del cambio de paradigma que va a suponer gestionar  un modelo económico nacido de esta crisis que no trae bajo su brazo distribuidor ,pan para todos?

Intuyo que el mundo se enfrenta a una dura adolescencia perfecta. A un momento de descubrimiento y riesgo,de dolor y trato y .. donde,  sería deseable que  lo que no pueda el saber , lo pueda el sentimiento …

5 thoughts on “Este es el principio. Ningún otro.

  1. Este post es extraordinario. Por la calidad del texto, bellísimo y evocador, pero también por su contenido. Quizá hay demasiada gente importante tratando de sostener los esquemas viejos mientras no se están preparando para cambiar y no nos están dando ejemplo de ello).
    Soy muy respetuoso con la incertidumbre. Nunca sé cuando se ha ido….

  2. Ana, precioso, emotivo y cierto.

    Comparto muchas ideas contigo y estas que expones son un ejemplo, pero pienso que aunque el tránsito al que nos enfrentamos nos va a producir sufrimientos, el nuevo modelo debe merecer la pena, son tiempos de luchar. Ellos se lo merecen.

    Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s