Captura de pantalla 2013-03-06 a las 22.49.40

Málaga Innovación Social


Captura de pantalla 2013-03-06 a las 22.49.40
Poco a poco, con mucho esfuerzo, y con la inestimable ayuda de Veva e Inés Cisneros se va a haciendo realidad este proyecto que me persigue desde 2005 de emprendimiento e innovación social que  sigo y persigo con empeño y entusiasmo de emprendedora social y que ahora, ya, es tuyo.

http://www.malagainnovacionsocial.com/

RebuildIndy o cómo financiar la mejora de las infraestructuras locales y crear empleo con un plan municipal medioambiental

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

El Alcalde de Indianápolis, consciente de que el reparto de fondos federales para los ayuntamientos va a ir disminuyendo por la crisis económica y por la impopularidad electoral que genera una política de subida de impuestos, especialmente entre la clase media, ha conseguido reunir fondos para invertir en la mejora de la ciudad gracias a un ambicioso plan municipal de gestión eficiente de sostenibilidad mediambiental.

El plan ha permitido un ahorro en costes y una financiación adicional por  $ 425 millones que el ayuntamiento ha destinado íntegramente al programa de mejoras de infraestructuras locales denominado RebuildIndy, sin ningún tipo de aumento de los impuestos o tasas municipales.

RebuildIndy promueve proyectos de construcción y rehabilitación con fuerte impacto sobre la creación de puestos de trabajo locales y la seguridad de los barrios y sus residentes, contribuyendo al reto político del Gobierno(Republicano) de hacer de Indianápolis una ciudad más habitable.

El proyecto RebuildIndy reconoce la importancia de aumentar la base económica de la ciudad mediante la implantación práctica de negocios inclusivos, es decir con prácticas empresariales que promuevan la participación de las minorías, las mujeres y las empresas de otros colectivos en riesgo de exclusión social.El valor de la diversidad se extiende a lo largo de toda la cadena de servicios del programa, desde su consejo de dirección a contratistas, subcontratistas y a los mismos trabajadores/as.

¿Es posible todo ésto mediante un ambicioso plan de eficiencia en la gestión medioambiental?

Parece que sí, aunque para ello sea necesario que los Gobiernos nacionales no centren sus esfuerzos en”castigar” a los que incumplan el  objetivo de déficit y si a premiar la buena gestión local o regional mediante inversiones “especiales” o “complementarias” (el equivalente español podrían ser los fondos estructurales europeos, FEDER, p.e.)

El Alcalde Ballard optó por poner a su equipo a identificar nuevas fuentes de ingresos para financiar la mejora de las infraestructuras locales, con dos resultados innovadores basados en la gestión eficiente y sostenible de los suministros públicos locales.

En primer lugar, el equipo de Gobierno impulsó una especie “consorcio” entre las empresas suministradoras de servicios públicos del agua, aguas residuales y de gas – empresas cuya dispersión provocaba gastos y servicios duplicados – integrándolas en una sola empresa dirigida por una parternariado público-privado  denominado “Statoury Trust”.

La nueva entidad, integrada por empleados públicos y contratistas nacionales, tiene por misión ahorrar $ 60 millones al año en la provisión de servicios en un sistema como el de gestión del Agua que arroja una deuda de mil millones de dólares.

En segundo lugar, Ballard se comprometió  con la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. a conseguir “resultados verdes” con su gestión municipal ahorrando,de manera innovadora por este concepto,US $ 740 millones a la ciudad sin aumentar las tasas de los servicios públicos locales, es decir, con un costo menor para los contribuyentes del municipio.

La Agencia premió el compromiso de Ballard aumentando transferencias del Estado al Ayuntamiento y avalando al Alcalde, para obtener, gracias a esta gestión, otros US $ 153 millones del programa de mejoras en las infraestructuras de alta prioridad en para la región.

Hasta ahora, estos ahorros, basado en innovaciones a gran escala, han dado lugar a un flujo de inversiones millonarias para los barrios de Indianápolis, en forma de parques, puentes y carreteras

El plan de mejora se desarrolla mediante un proceso participativo que toma muy en cuenta los intereses de los propietarios de negocios locales, líderes vecinales  y las perspectivas económicas de la región.

RebuildIndy, como plan de Gobierno local, demuestra que la austeridad no es necesariamente sinónimo de eficiencia y que, una vez más, hacen falta grandes dosis de innovación social en nuestros gobiernos, aparentemente resignados al yugo de la inmovilidad por falta de presupuesto.

Este ambicioso Plan sostenible que promueve políticas locales alejadas de la construcción de  museos, auditorios, puertos y aeropuertos y otras  infraestructuras sin claro ROI , puedes seguirlo en su WEB y he llegado hasta él gracias al ASH CENTER for Democratic Governance and Innovation de la Harvard Kennedy School.

Las empresas sociales pueden rescatar a las ONGs de los recortes: Consejos para conseguirlo

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

The Guardian lanzó recientemente una comunidad de emprendedores sociales  para compartir experiencias sobre los proyectos sociales que desarrollan principalmente en U.K.  Es, en este momento, uno de los repositorios más interesantes, junto a los de las universidades de Standford y Harvard, de proyectos de Innovación Social.

En esta “network” me he topado con el artículo de Nick Micinski, uno de los responsables “The Migrant and Refugee Communities Forum”, en el que anima a las organizaciones sin ánimo de lucro a convertir sus programas de acción social (principalmente aquellos que se mantienen con fondos y ayudas públicas) en empresas sociales para “salvarlos” de los posibles efectos letales de los recortes en el presupuesto público.

The Migrant and Refugee Communities Forum, una ONG de ayuda a inmigrantes y refugiados, veía, con temor, el cierre, de dos de sus proyectos sociales debido al recorte de fondos: el de apoyo profesional a los dentistas extranjeros-inmigrantes y refugiados que llegan a Reino Unido y el de formación en medios sociales digitales para este mismo colectivo.

Ambos proyectos son ahora empresas sociales. Me ha llamado la atención la empresa social surgida del segundo programa, el de formación, llamada  “Integrated Media UK”  que es todo un ejemplo de negocio por la base: ofrece cursos de formación en “Digital Social Media” por una tarifa fija de £100  por mes, con descuentos para los colectivos de atención y, para los más jóvenes, además, prácticas en empresas del sector.

Micinski comparte las lecciones aprendidas en todo este proceso y las resume en 4 consejos o líneas- guía:

1.-  Busca dentro de tu organización la idea para la empresa social.

Se trata de aprovechar la “experiencia” y el conocimiento adquirido por tu entidad en el desarrollo de los proyectos como inversión inicial para la empresa social. ¡Es una empresa, tenlo presente!   Montar una cafetería como empresa social cuando tu ong se dedica a la alfabetización digital p.e. requiere de una inversión y un esfuerzo mayores que en el caso de que el negocio social tenga que ver con lo que ya sabéis hacer.

2.-Empieza con pruebas piloto sobre la idea de negocio

Cambiar es siempre un reto para cualquier organización. También para las no lucrativas. Usa la ONG y los proyectos como banco de pruebas antes de lanzar la empresa.Comprueba si los usuarios pueden pagar por alguno de los servicios  que provees y cuánto.Se trata de pensar en “negocios por la base”, en servicios y productos de gran calidad que son muy competitivos porque han sido adaptados a los niveles de renta de sus clientes.

3.- Diversifica la fuente de ingresos

Significa diversificar el riesgo, es el principio básico de cualquier inversión. Grábalo en el ADN del negocio.

4.- Los “clientes” ya no son los “usuarios”

La empresa social no se dirige a los beneficiarios de los proyectos sociales de la ONG sino a un mercado concreto de clientes a los que provee de productos y servicios que debido a su coste difícilmente pueden comprar en otras empresas del sector.

Esta empresa social se diferencia del modelo de  empresa de inserción español precisamente por el fin de su creación.En las empresas de inserción (que deben ser rentables aunque sin ánimo de lucro) el objetivo principal es integrar a personas en  riesgo de exclusión social mediante un itinerario de inserción laboral en dicha empresa. En el modelo de empresa social que estamos comentando, el objetivo es mantener un proyecto social vendiendo servicios y productos a precios asequibles para la base de la pirámide de sociedad.

Busca, por tanto la integración de nuevos consumidores en un nuevo “mercado social”.

Emprendedores/as sociales: Olviden la financiación y contraten la felicidad

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

En su blog “Ser para Ser”, Moramay Aguilar ha resumido una entrevista a Robert Herzog, fundador de ZogSports  una iniciativa social con la que recorre Estados Unidos organizando encuentros deportivos de diversa índole destinados a recaudar fondos para obras sociales.

En dicha entrevista Herzog aconseja a los emprendedores y emprendedoras sociales estas 8 medidas “vitales”:

1. Persiga sus pasiones

2. Asegúrese de que su negocio sea significativo

3. Contrate a la felicidad

4. Prepárese correctamente

5. Olvídese del financiamiento

6. Haga hincapié en la experiencia

7. Viva su vida

8. Haga crecer sus objetivos

La entrevista resumida la tienes linkeada al nombre del blog de Aguilar.

Otros 25 emprendedores sociales que cambian el modo de ver la economía de los negocios sociales

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

Del blog de Alfonso Alcántara  llega este interesante resumen de las 25 iniciativas sociales de otros tantos y tantas emprendedores entre los que la Business Week está buscando a los 5 más prometedores de EE.UU.   Es indudable que el emprendimiento social ha calado en Estados Unidos. Allí y en una suerte de pirueta capitalista, la incorporación de los problemas medioambientales y sociales a los negocios ha encontrado una aliada mucho más fuerte que la RSE: la inquietud  de muchos estudiantes de Standford y Harvard  por cambiar el mundo. Jóvenes que, junto a profesores e investigadoras, están reorientando su vocación de futuros líderes sociales y económicos hacia la solución de los problemas del mundo en lugar del control de los mismos, avalados por la responsabilidad de encontrarse entre los mejores expedientes del mundo universitario.

(Lástima que todavía las universidades andaluzas sigan  más pendientes de lo que se hace en Asia que de lo que se viene cociendo en las cocinas de la innovación social que son hoy California o Boston.)

La innovación en los negocios sociales, aquellos que tienen que ver con la solución de los problemas de la ciudadanía, del desarrollo humano, tiene dos derivaciones capitalistas:

– La del emprendedor social para el que la comunidad es el motor de cambio social y parte irrenunciable del negocio puesto que son igualmente beneficiarios y accionistas del progreso.

– La del “capitalismo social”, en el que el motor de cambio es la misma empresa y la comunidad, un mercado donde los ciudadanos son empleados y clientes en mayor o menor grado de alternancia según salario y redistribución de la renta.

Hoy es fácil distinguir cuál es la política de empleo de un país con solo mirar en cuál de estas dos tendencias centra su atención.

Si los problemas sociales son fuente de negocio apostarán por el “capitalismo social” y, gradualmente, por el desmantelamiento de los servicios públicos que acaparan su mercado en aras de la “eficiencia” y la misma creación de empleo.

(El mantra universitario será muy TECH.)

Si el país centra su atención en la resolución sostenible de estos problemas atenderá las iniciativas políticas y empresariales de la ciudadanía, apostará por la innovación abierta en las políticas públicas. Como señalé ayer en otro post,  la eficiencia y eficacia de la innovación social se encuentra en las transformaciones  y no en las transacciones  y en los resultados más que en los productos.

(El mantra universitario de esta tendencia  es el Social TECH, tecnología al servicio de los problemas y no problemas para justificar la tecnología.)

La políticas de empleo deben atender a la categoría de innovadores/emprendedores sociales, que NO son necesariamente ONGs, ni empresas de inserción ni complejos entramados de emprendimiento e investigación profundamente dependientes de subvenciones públicas.

El reto de las mismas consiste en entender que se trata de personas que se sienten nodo de una “WIKI” económica basada en ese principio SOCIAL de que las personas son las beneficiarias de nuestra intención y por tanto están por encima de cualquiera de las manifestaciones de lucro, incluida su aparente ausencia.

Según informe Mundial de la Juventud de la ONU entre las principales deseos de la juventud figura no sólo el de encontrar empleo sino también su voluntad de realizar una contribución significativa…

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

Vía  Sustain Labour

El Informe Mundial de la Juventud (World Youth Report en inglés) publicado por el Departamento de Naciones Unidas de Asuntos Económicos y Sociales (DESA) se centra en la opinión y experiencias respecto al empleo entre los jóvenes entre 15 y 30 años.

Este informe afirma asimismo que las principales preocupaciones de los jóvenes alrededor del mundo son la escasez de oportunidades de trabajo, una educación inadecuada, unas condiciones de trabajo marcadas por la vulnerabilidad y la insuficiente inversión pública.

Más información aquí http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=41150&Cr=unemployment&Cr1=