Responsabilidad Social Compartida y #OGov: algunas ideas al respecto que tuve la suerte de compartir para el Programa Tesis de Canal Sur 2


TESIS  es un programa de Divulgación Ciéntifica que espero que se quede en la parrilla de Canal Sur. Puedes ver la entrevista aqui

Entrevista para Money Market edición 2 de Mayo de 2012 aquí 

Anuncios

La esclavitud que viene: Un Call Center de Gales despide a personal para contratar presos por 3£ al día

See on Scoop.itActivos en las políticas de empleo

Y lo peor de todo es que la empresa para la que trabajan se dedica a comercializar “Energía Solar” o sea,   una suerte de negocio para la sostenibilidad, paradójicamente, socialmente insostenible.

Según el acuerdo alcanzado con el Ministerio de Justicia , la empresa Becoming Green solo puede contratar al 20% de su personal  procedente de las cárceles cercanas a Cardiff donde la compañía de ventas telefónica tiene su sede.

Mientras desde el Gobierno Británico señalan las ventajas de trabajar en estas condiciones para la integración social y laboral de los convictos, los empleados de la empresa  confiesan su indignación por los despidos de personal, que termina siendo sustituido por esta  mano de obra barata procedente de las prisiones. Los presos  cobran  solo el 6% del salario minimo interprofesional, unas 3 £ al día.

El personal también se queja de la inseguridad que le genera el hecho de compartir espacio con personas que cumplen condenas por delitos muy graves como el de asesinato y que están aún lejos de cumplir. Una inseguridad a la que también contribuye el malestar entre los presos por la discriminación salarial que sufren (viven una doble condena y doble exclusión) lo que enrarece todavía más el clima laboral.

See on www.guardian.co.uk

PD

El Gobierno de Artur Mas ya planteó la contratación de presos como solución a la deslocalización de empresas http://www.europapress.es/catalunya/noticia-govern-llama-contratar-presos-recuperar-empresas-deslocalizadas-20120511123446.html

Y si damos a las bibliotecas municipales uso como espacios de CoWorking para creadores y emprendedores?

See on Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

Esta es una iniciativa del movimiento  “makerspace” (integrado dentro del movimiento Maker Movement ) en Connecticut (EE.UU)  para los usuarios de la Bibblioteca  Westport.

 

El MarkerSpace es un espacio dentro de la misma biblioteca  donde la gente puede desarrollar contenidos de todo tipo, compartirlo y ponerlos a disposición de la comunidad para su consumo.

 

Es más que nada una incubadora de ideas y emprendimiento ubicada en un espacio concreto de la biblioteca cuya  finalidad  es que sea ocupado de manera permanente por creadores y emprendedores.

 

En “markerspace” de Westport esta  ahora  trabajando Joseph Schott en la recreación de unos aeroplanos  de los años 30 según los modelos originales. 

 

Pero los responsables de la Biblioteca pública  Westport anuncian en su WEB que hay ya comprometidos proyectos hasta final de año.

 

Más información sobre la iniciativa http://www.westportlibrary.org/services/maker-space

 

See on www.fastcoexist.com

Comprendiendo la innovación social y su capacidad para crear empleo


 Hace algunos días alguien me preguntaba que había pasado con mi  activismo declarado sobre la Responsabilidad Social de las Empresas que parecía haber quedado relegado a un segundo plano a juzgar por mis posts sobre innovación social.Le contesté que era una tendencia con la que me iba identificando durante mi última etapa en la Diputación de  Málaga. Hoy por hoy la RSE me interesa como estrategia empresarial de innovación social, es decir,  cuando deja sentir sus efectos  positivamente en la resolución de problemas sociales  o ambientales y especialmente aquellos que afectan a la calidad de vida de los trabajadores y a la situación de desventaja laboral de las mujeres.

Personalmente sigo creyendo en aquella RSE con la que nos ilusionó Kofi Anan, la del Global Compact, con las empresas  como embajadoras de los derechos sociales y de las libertades civiles, gracias a la ventaja que les proporciona la única ley que no parece entender de fronteras como es la ley de libre mercado.Pero pienso que para avanzar en la RSE  es necesario contar con un marco político  que favorezca el desarrollo económico sostenible o socialmente responsable, donde los operadores económicos y sociales, públicos y privados, y el mismo Gobierno, entiendan que el emprendimiento, los negocios, en general, y su impacto en el mercado, han de dar respuesta efectiva  a los retos y a problemas sociales, como el desempleo; que es absolutamente lo contrario, a “hacer negocios” con estos mismos problemas como  promueve el paradigma económico neoliberal.Este marco daría, obviamente, una nueva orientación a las políticas activas de inserción laboral, especialmente para los colectivos más vulnerables, hacia programas que incentiven  la creación de empresas sociales, de negocios de innovación social, que desarrollan servicios y productos para los integrantes de la  base de la pirámide social, desde su doble condición de “empleables” y consumidores. Y más. Porque este nuevo marco daría cobertura, también, a otras políticas ahora en el punto de mira de los recortes presupuestarios  como las de cooperación al desarrollo y 0,7% ¿ por qué no considerar la capacidad  de nuestros programas de Ayuda Internacional , (como los de reconstrucción tras catástrofes naturales o conflictos bélicos) de “ayudar” también a nuestras pymes socialmente  responsables a ampliar su mercado? ¿no pueden contribuir a la internacionalización del sector con su participación en estos programas?

Si algo he aprendido de mi experiencia de trabajo  para impulsar una Gobernanza de las políticas de empleo, a nivel local, basada en la Responsabilidad Social Compartida como principio transversal, es que su éxito radica en implicar a los representantes de aquellos agentes del territorio,  empresas, instituciones y sociedad civil que son verdaderos promotores de innovación social y  en crear un entorno colaborativo de conocimiento alrededor de su visión sobre los problemas sociales y los resultados de su intervención innovadora en los mismos. La creación de este entorno sigue siendo para mi  un reto profesional: cómo configurar una comunidad de conocimiento integrada por innovadores que se impliquen en un cambio que trascienda de la gestión eficiente de programas públicos de empleo o  programas de Responsabilidad Social Empresarial. Innovadores  dispuestos, en definitiva , a transformar los sistemas (económico, político y social) en lugar de destinar y buscar ingentes recursos y esfuerzos para que la comunidad, especialmente a los más vulnerables, aprenda a  sobrevivir en la marginalidad de dichos sistemas. Si, suena idealista. Pero sin idealismo no hay esperanza. Y sin esperanza ningún atisbo de cambio. Es lo que tiene emprender, que te empuja a entender la esperanza como un estado de supervivencia, de permanente conquista, donde   el riesgo , la pasión y la frustración te empujan siempre hacia un origen incierto.

Entiendo que la innovación social es la respuesta a un reto, a un problema cuyo resultado es más que una cifra: es un cambio cultural para la comunidad, que permite su avance en condiciones de equidad y respeto  ambiental. Por ejemplo: no es lo mismo que para reducir la tasa de desempleo  planteemos programas con retos/objetivos  del tipo “necesitamos que al final del proceso formativo  el 40% de los alumnos tengan un contrato laboral “ que  “necesitamos un proyecto que proporcione empleo regular al 40% de los desempleados del Distrito X”. Este segundo planteamiento invita a la innovación social porque  el objetivo a conseguir es la integración de las personas mientras que para el primero las soluciones pueden encajar perfectamente en los programas clásicos de inserción cuyo compendio de ineficacias viene recogido en la reciente reforma laboral.

La inserción laboral es circunstancial porque encontrar un trabajo no te hace empleable para siempre. Sin embargo, la integración laboral es mucho más que eso : es una dinámica individual (subjetiva) y social (pública) para el empleo sostenible que  responde con éxito a políticas de responsabilidad social compartida.

La innovación social  requiere de  políticas públicas, de acciones lideradas por ciudadanos  concretadas en fórmulas de negocio para el mercado, que tienen a la persona  y al planeta en el eje de sus actuaciones, al conocimiento y la tecnología como instrumentos de actuación  y a la sociedad como beneficiaria final.

Los innovadores sociales son reconocibles por:

  • Su carácter emprendedor
  • Hablar de comunidad, de ciudadanía, en lugar de  mercado  y reconocerla como la mejor aliada para su idea de negocio
  • Su confianza  en la tecnología, la ciencia y el conocimiento compartido como catalizadores del progreso en igualdad
  • Por sus profundas convicciones éticas de justicia con las  personas  y  con el planeta, valores que impulsan toda su actividad emprendedora

En la Europa de la Estrategia 2020 los negocios inclusivos y los negocios por la base de la pirámide emergen en el ideario de la innovación social por su impacto sobre el empleo. Son negocios de base tecnológica, socialmente innovadora, enfocados al  diseño, producción y provisión de productos y servicios para un segmento cada vez mayor de la base de la pirámide al que el Estado empieza a marginar y a trasladar el interés por el mismo a las grandes empresas.

Frente al “gran negocio” de los “grandes problemas” surgen las “empresas sociales”,  enfocadas hacia el empoderamiento de los nuevos grupos vulnerables postcrisis que emergen con fuerza en la comunidad, nuevos grupos sociales que desconocían la pobreza y cuya  “preparación social” les convierte en activos necesarios para el éxito económico de este tipo de empresas. Por tanto y aunque podrían darse coincidencias, estas empresas sociales no son empresas de inserción en las que su actividad está claramente enfocada a conseguir la inserción social de personas en exclusión con un itinerario en transición para el empleo. Aunque la ley  exija viabilidad económica al proyecto, las empresas de inserción dependen en gran medida de la existencia de cláusulas sociales en el  mercado público y de serios programas de RSE. Las empresas sociales, en cambio, dependen de su capacidad de crear mercado con soluciones  sociales,económicas y ambientales para y con su comunidad.

La estrategia europea 2020 recoge el reto de dar cobertura  a estas nuevas empresas sociales, como alternativas viables al modelo precario de liberalización de los servicios del sector público que nuestro Gobierno presenta ante Europa como la única vía para salir de la  crisis, crear empleo y dar curso a la vez a su obsesión por el déficit cero. Pero para que el Programa de innovación social comunitario tenga éxito necesitamos que Europa esté dispuesta a recuperar el liderazgo mundial en reconocimiento de derechos sociales y ciudadanos. Y que sus Gobiernos confíen  más en el poder ciudadano que en el “Santo Mercado”.

De ahí el papel protagónico de las nuevas  empresas sociales  en la Europa de la Innovación social ya que enfocan la gestión de estos retos sobre la base del perfil del emprendedor- innovador social que señalé antes. Por eso son candidatas perfectas a establecer alianzas con el sector público  introduciendo la innovación social en el gobierno de los problemas sociales para mantener las condiciones de igualdad en el ejercicio de derechos fundamentales como la sanidad, la educación y el empleo, pero por encima de todo, para generar un cambio cultural en la sociedad  hacia una conciencia del valor compartido sobre un principio fundamental : que la vida no es negocio para el mercado.

Y ese es el verdadero reto de aquel Gobierno que no quiera plegarse a las exigencias de los mercados financieros,es decir , obligarse, por  primas de riesgo,  a poner precio  “low cost” a algo incalculable como es la vida de los ciudadanos a los que representan.

How agriculture and the food industry are responding to Ireland’s high levels of unemployment and its costs

See on Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

“Because it’s tied to the euro, Ireland hasn’t been able to devalue its currency like it could before joining the monetary union. So the country has had to regain its competitiveness relative to the rest of the world in a more excruciating way: by lowering the prices of goods and labor in real terms. For many, that means less pay for similar work, or a switch to a lower-paid job, after years of wage increases that followed Ireland’s adoption of the euro.

The Irish government has responded in part with a massive retraining program. People who built careers, and comfortable lifestyles, in sectors such as construction, hospitality and retail are being trained for new lives often in jobs their parents and grandparents once held—in industries such as farming and meat processing.

It is a painful recalibration for many, promising a bleaker existence and less-exciting work.”

 

Here´s the information link http://online.wsj.com/article_email/SB10001424052702304750404577319880284481516-lMyQjAxMTAyMDIwMDEyNDAyWj.html?mod=wsj_share_email)

RebuildIndy o cómo financiar la mejora de las infraestructuras locales y crear empleo con un plan municipal medioambiental

Via Scoop.itInnovacion y Responsabilidad Social

El Alcalde de Indianápolis, consciente de que el reparto de fondos federales para los ayuntamientos va a ir disminuyendo por la crisis económica y por la impopularidad electoral que genera una política de subida de impuestos, especialmente entre la clase media, ha conseguido reunir fondos para invertir en la mejora de la ciudad gracias a un ambicioso plan municipal de gestión eficiente de sostenibilidad mediambiental.

El plan ha permitido un ahorro en costes y una financiación adicional por  $ 425 millones que el ayuntamiento ha destinado íntegramente al programa de mejoras de infraestructuras locales denominado RebuildIndy, sin ningún tipo de aumento de los impuestos o tasas municipales.

RebuildIndy promueve proyectos de construcción y rehabilitación con fuerte impacto sobre la creación de puestos de trabajo locales y la seguridad de los barrios y sus residentes, contribuyendo al reto político del Gobierno(Republicano) de hacer de Indianápolis una ciudad más habitable.

El proyecto RebuildIndy reconoce la importancia de aumentar la base económica de la ciudad mediante la implantación práctica de negocios inclusivos, es decir con prácticas empresariales que promuevan la participación de las minorías, las mujeres y las empresas de otros colectivos en riesgo de exclusión social.El valor de la diversidad se extiende a lo largo de toda la cadena de servicios del programa, desde su consejo de dirección a contratistas, subcontratistas y a los mismos trabajadores/as.

¿Es posible todo ésto mediante un ambicioso plan de eficiencia en la gestión medioambiental?

Parece que sí, aunque para ello sea necesario que los Gobiernos nacionales no centren sus esfuerzos en”castigar” a los que incumplan el  objetivo de déficit y si a premiar la buena gestión local o regional mediante inversiones “especiales” o “complementarias” (el equivalente español podrían ser los fondos estructurales europeos, FEDER, p.e.)

El Alcalde Ballard optó por poner a su equipo a identificar nuevas fuentes de ingresos para financiar la mejora de las infraestructuras locales, con dos resultados innovadores basados en la gestión eficiente y sostenible de los suministros públicos locales.

En primer lugar, el equipo de Gobierno impulsó una especie “consorcio” entre las empresas suministradoras de servicios públicos del agua, aguas residuales y de gas – empresas cuya dispersión provocaba gastos y servicios duplicados – integrándolas en una sola empresa dirigida por una parternariado público-privado  denominado “Statoury Trust”.

La nueva entidad, integrada por empleados públicos y contratistas nacionales, tiene por misión ahorrar $ 60 millones al año en la provisión de servicios en un sistema como el de gestión del Agua que arroja una deuda de mil millones de dólares.

En segundo lugar, Ballard se comprometió  con la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. a conseguir “resultados verdes” con su gestión municipal ahorrando,de manera innovadora por este concepto,US $ 740 millones a la ciudad sin aumentar las tasas de los servicios públicos locales, es decir, con un costo menor para los contribuyentes del municipio.

La Agencia premió el compromiso de Ballard aumentando transferencias del Estado al Ayuntamiento y avalando al Alcalde, para obtener, gracias a esta gestión, otros US $ 153 millones del programa de mejoras en las infraestructuras de alta prioridad en para la región.

Hasta ahora, estos ahorros, basado en innovaciones a gran escala, han dado lugar a un flujo de inversiones millonarias para los barrios de Indianápolis, en forma de parques, puentes y carreteras

El plan de mejora se desarrolla mediante un proceso participativo que toma muy en cuenta los intereses de los propietarios de negocios locales, líderes vecinales  y las perspectivas económicas de la región.

RebuildIndy, como plan de Gobierno local, demuestra que la austeridad no es necesariamente sinónimo de eficiencia y que, una vez más, hacen falta grandes dosis de innovación social en nuestros gobiernos, aparentemente resignados al yugo de la inmovilidad por falta de presupuesto.

Este ambicioso Plan sostenible que promueve políticas locales alejadas de la construcción de  museos, auditorios, puertos y aeropuertos y otras  infraestructuras sin claro ROI , puedes seguirlo en su WEB y he llegado hasta él gracias al ASH CENTER for Democratic Governance and Innovation de la Harvard Kennedy School.

Los recortes en las políticas activas de empleo:¿Alguien teme al parado?

El Gobierno ha anunciado un recorte de más de 1.500 millones de euros en las políticas activas de empleo. El Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, anunció que los recortes afectarían a aquellos programas de formación y empleo y a las bonificaciones para la contratación que, a pesar de su “buen nombre”, han resultado ineficaces.

La importancia que un Gobierno da a un problema social y, con ello, a los instrumentos para su Gobernanza, se manifiesta en el presupuesto que destina a su solución.

En el caso de las políticas activas de empleo, el Gobierno ha comunicado a los más de cinco millones de desempleados que, como algunos de los programas destinados a su inserción laboral no funcionan, éstos no se van a reorientar sino que directamente serán eliminados para ahorrar costes y así cumplir con los objetivos del déficit.

Toda una declaración de lo que este Gobierno entiende por política, y, más concretamente, por política activa de empleo. Y de que, en realidad, donde tiene puesto el foco de atención es en el despido y no en el empleo.

Si la reforma laboral ha sacado a la calle a miles de empleados preocupados por sus puestos de trabajo, este “puyazo” a las políticas de empleo debería sacudir a los cinco millones de desempleados de este país que, abnegados, copan los servicios públicos de empleo de cualquier ciudad española.

Desde hace años vengo defendiendo la necesaria reorientación de algunos programas de empleo cuyo impacto inicial en la mejora de la capacitación profesional de sus beneficiarios no se traduce en incrementos de la inserción laboral. Por ejemplo, los talleres de empleo o las escuelas taller tendrían que haber transitado ya hacia formas más innovadoras para la inserción laboral como las “empresas sociales” o las “empresas de inserción”.

Muchos/as técnicos/as de empleo han compartido conmigo su preocupación por el hecho de que algunos programas de formación para el empleo incitan a lo que los operadores de servicios públicos llaman “clientelismo en la atención”, especialmente en el medio rural. Estos programas crean circuitos de dependencia en torno a ellos mismos y ocasionan brechas salariales en el mercado laboral en el que inciden (en ocasiones generan agravios entre municipios cercanos entre si).

Las cuantías de las becas por formación o adquisición de experiencia profesional (que van desde los 900€ para el participante en un taller de empleo hasta los 1.698 € de un programa IGS) tienen mayor impacto en la redistribución de la riqueza que en la inserción laboral que es su verdadero propósito. Son becas que superan los salarios del sector privado por el mismo trabajo que desarrollan los participantes de estos programas. Una vez finalizados, muchos de estos participantes enfrentan la realidad de no encontrar empleo en aquello para lo que se han formado y/o de recibir salarios muy por debajo de la beca que recibían, lo que refuerza actitudes clientelistas condicionadas por sus bajas expectativas sobre el mercado laboral. Lógicamente, para que la coherencia entre estos programas y la realidad del mercado sea posible hay que empezar subiendo el salario mínimo interprofesional.

Con todo no se puede dejar de reconocer el favorable impacto de estos programas, por ejemplo, en el mantenimiento de algunos servicios públicos municipales y en su contribución en la adquisición de competencias básicas para el empleo de muchas personas desempleadas que, de otra forma, no hubieran tenido una oportunidad para ello.

Una evaluación consecuente con el escenario actual de desempleo en este país puede reorientar los programas de formación y empleo hacia iniciativas de innovación social que provean de dichos servicios, y en las que la economía social y las ONG, en particular, pueden desempeñar un importante papel de transformación económica y social.

Pero cuando un Gobierno como el de España elimina del presupuesto las partidas destinadas a programas que afectan a una mayoría social castigada por la crisis, como son los millones de personas desempleadas, no solo priva a la sociedad de la oportunidad de innovar – y con ello de mejorar y progresar – sino que derrumba a sus afectados ante la imagen desenfocada de su misma esperanza.

PD. La Vanguardia amplia hoy, 1 de Abril,  la información : Sindicatos y patronal tendrán 1.000 millones menos para la formación.Montoro reduce drásticamente la financiación de los agentes sociales | CC.OO. y UGT creen que Rajoy trata de disolver el poder sindical en España

PD 2. En, El Economista, la CEOE reconoce,indirectamente,que todavía no saben cómo van a gestionar la Formación Profesional