Gobernanza Local y Diversidad Cultural



 

“Aún en una situación ideal, las minorías no pueden demandar más que la autonomía cultural. La cultura sin política—esto es, sin historia y un contexto nacional—se vuelve folklorismo insulso y Volk-barbarismo.”

HANNAH ARENDT. “The Minority Question”. En Jewish Writing.


Gobernanza y Multiculturalidad

La gobernanza, el multiculturalismo y la interculturalidad son algo más que modelos políticos. Son herramientas propias de una misma ética, conceptos que comparten, de algún modo, un mismo espíritu.

El valor de la tolerancia, la apuesta por la integración y el compromiso con la igualdad, son inmanentes a toda concepción democrática de la vida política. Presuponen la participación como un requisito fundamental para la gestión de lo común. Implican el reconocimiento de las capacidades de cualquiera para contribuir a solucionar los problemas de todos.

Entendiendo a la ciudadanía como el principal grupo de interés de la Administración, la gobernanza se aboca a conseguir la participación directa de las personas, las que son democráticamente representadas en las mismas estructuras políticas. La gobernanza supone, por tanto, la articulación de la Administración Local y de las empresas, asociaciones y demás organizaciones, bajo la premisa de que producir los cambios necesarios para mejorar las condiciones laborales, vitales, culturales y sociales de la ciudadanía es una tarea colectiva que requiere del esfuerzo y la participación de todos los agentes y actores de la sociedad.

En el ámbito de la cultural, un reconocimiento análogo de la necesidad de acoger una participación amplia y diversa lleva el nombre de “multiculturalidad”, desde donde se busca involucrar diferentes voces, distintas tradiciones y diversos legados culturales

Anuncios